lunes, 19 de agosto de 2019


¿VER LA TELEVISIÓN A OSCURAS PUEDE PERJUDICA LA VISTA?


Ver la tele con la luz apagada, o utilizar un ordenador sin ningún punto de luz en la habitación, puede perjudicar tu vista. ¿Por qué? Porque el ojo es un órgano que se adapta a la luz que recibe. Cuenta con dos mecanismos que trabajan constantemente para que puedas ver correctamente el mundo que te rodea.

Uno de los mecanismos es el iris. Es lo que da color a nuestros ojos, que aparte de cumplir con esta tarea es también un diafragma que se abre y cierra en función de la luz que le entra. Podemos observarlo en el puntito negro del centro del ojo, la pupila. Cuanto más pequeño es, más cerrado está el diafragma: señal de que hay mucha luz en el ambiente y no necesita estar más abierto. Sucede al contrario cuando la luz que hay es muy débil.

El segundo mecanismo es la retina. Es la parte más sensible del ojo, por eso no está a la vista sino que se encuentra en su interior, protegida por el iris y la pupila. En la retina se encuentran los millones de receptores de luz, dinámicos y adaptables a nuestras condiciones de vida. Si normalmente estamos en medios con mucha luz, las células bajan la sensibilidad para evitar que el exceso de luz sea perjudicial. Cuando estamos en medios con poca luz, las células se esforzarán en aumentar la sensibilidad. Por eso, cuando pasamos un rato a oscuras somos capaces de percibir estímulos visuales que antes eran invisibles (en los primeros segundos de exposición a la oscuridad).

Al ver la televisión a oscuras, estamos poniendo a nuestros ojos en una contradicción y sobre-esfuerzo. Recibimos un fuerte estímulo luminoso de una pequeña parte de nuestro campo visual (la pantalla), mientras que el resto de campo, está completamente a oscuras. Esto hace que nuestro ojo quiera adaptar el iris y los receptores de luz a la intensa iluminación de la pantalla y a su vez a la poca iluminación del entorno.


Nuestro cerebro entiende que estamos en un entorno de oscuridad aunque estemos concentrando la vista en un punto muy iluminado, de manera que manda la orden de aumentar la foto-sensibilidad, el diafragma se abre y es entonces cuando nuestro ojo se fatiga.

Ver pantallas a oscuras no provoca directamente pérdidas visuales, pero sí va a debilitar los mecanismos de tus ojos, lo que puede provocar es fatiga visual, cansancio e incluso síntomas como dolor de cabeza, lagrimeo y visión borrosa.

¿Cómo puedes evitarlo?

Tan sólo con encender una luz indirecta, como una pequeña lámpara, que ilumine suavemente el campo periférico de visión, para que se cierre la pupila y la retina se adapte mejor a la luz.



¿CÓMO CUIDAR MI SALUD VISUAL DURANTE EL EMBARAZO?


Durante el embarazo, los cambios hormonales que se experimentan pueden ser los responsables de una mayor sequedad ocular, de visión borrosa y disminución de la agudeza visual. Así también los cambios de graduación producen aumentos de la presión intraocular o hinchazón en los párpados.

Es cierto que la mayor parte de estas alteraciones son reversibles o simplemente otra incomodidad más del embarazo y no todas ellas aparecen en los mismos niveles. En este sentido, puede haber casos concretos en que la embarazada no sea capaz de percibir estos cambios durante la gestación.

Dentro de los problemas más frecuentes se encuentran:

  • Sequedad ocular: Debido a estos cambios, la calidad y la cantidad de lágrima en los ojos puede reducirse provocando molestias, enrojecimiento, picor o la sensación de que haya entrado algún cuerpo extraño en el ojo. Para tratar este problema se recomienda acudir al oftalmólogo y preguntar por lágrimas artificiales o gotas humectantes para tratar la sequedad.

  • Visión borrosa: Puede darse por diversas causas:

  1. La retención de líquidos puede provocar una visión con sensación de neblina.
  2. Las embarazadas hipermétropes pueden experimentar dificultades de visión por el síndrome de insuficiencia de acomodación transitoria (este síntoma se puede prolongar hasta el final de la lactancia).
  3. En algunas ocasiones la visión borrosa en la mujer embarazada puede ser manifestación de alguna enfermedad como la preeclampsia (hipertensión arterial durante el embarazo) o la diabetes gestacional (forma de diabetes inducida por el embarazo) que sí requieren un seguimiento y tratamientos específicos.

  • Destellos: En ocasiones es posible que a través del aumento de la presión arterial, origen de la preeclampsia, la embarazada perciba en su visión pequeñas luces o destellos. Ante estos síntomas es fundamental acudir al especialista para identificar posibles campos de hipertensión ocular que pueda suponer un problema más grave a largo plazo.

  • Problemas en la retina: La retina también está expuesta a alteraciones en el caso de las embarazadas. Si la embarazada ya tenía diabetes, hay que extremar la precaución y realizarse controles periódicos, pues hasta un 30% de diabéticas previas desarrollan retinopatía durante el embarazo afectando a los vasos sanguíneos de la retina. Cuidar los niveles de azúcar es fundamental para el bebé y la madre.

En Clínica Fundar recomendamos acudir a las revisiones con el oftalmólogo ante cualquier síntoma visual relacionado, con el fin de prevenir e identificar posibles alteraciones en la visión para que la salud ocular esté controlada.



martes, 6 de agosto de 2019


MIOPÍA: UN FACTOR DE RIESGO DE GLAUCOMA


La miopía es la forma más común de error de refracción ocular afectando a aproximadamente 1.600 millones de personas en todo el mundo, que representan aproximadamente el 22% de la población.
La miopía no es en sí misma causa directa del glaucoma, pero sí constituye un factor de riesgo significativo de desarrollarlo, especialmente cuando se trata de miopía alta, es decir, de más de 7-8 dioptrías.
Los estudios basados ​​en la población han demostrado que las probabilidades de desarrollar glaucoma aumentan con el aumento de la gravedad de la miopía. Esta relación entre miopía y glaucoma se da porque, el aumento de la longitud del ojo de los miopes afecta al factor contribuyente más importante para el desarrollo de glaucoma. Los ojos de una persona con miopía ya presentan alteraciones, causando una mayor fragilidad a nivel de las fibras nerviosas que componen el nervio óptico, el cual es mas susceptible a los aumentos de presión intraocular.

HIPERMETROPÍA Y GLAUCOMA       

El ojo del paciente con hipermetropía es (al contrario que en la miopía) de pequeño tamaño y, por tanto, el espacio intraocular destinado al drenaje del humor acuoso (líquido intraocular) se ve muy reducido, con el riesgo de que dicho líquido quede retenido de manera brusca en el interior del ojo, causando una crisis de glaucoma agudo.
¿ES POSIBLE LA CIRUGÍA REFRACTIVA LÁSER?

En el caso de glaucomas moderados o severos, no es recomendable realizar dicha cirugía, debido a que durante esta operación se produce un aumento muy elevado de la Presión Intraocular (PIO).

En el caso de hipertensiones oculares o formas de glaucoma muy leves, debe estudiarse cada caso individualmente y, si no hay otro tipo de alteraciones oculares y la Presión Intraocular está completamente estabilizada, el paciente puede someterse a este tipo de cirugías.

Habiendo visto que existe una relación directa entre miopía y glaucoma, es fundamental que todos los pacientes miopes acudan al médico oftalmólogo al menos una vez al año a fin de ser examinados en detalle para descartar el inicio de la patología glaucomatosa. 
Detectarlo de manera precoz y comenzar un tratamiento anti-glaucomatoso será fundamental para frenar el avance de esta enfermedad.



lunes, 1 de julio de 2019


¿QUÉ ES OCT Y CUÁNDO SE REALIZA ESTA PRUEBA?

La Tomografia de coherencia óptica o comúnmente conocida como OCT, es una técnica de diagnóstico, control y seguimiento, que nos permite saber el estudio de la retina.
Esta técnica de diagnóstico por imagen, es una prueba indolora y no invasiva, capaz de brindar al especialista fotografías de alta resolución, tanto de la retina como de sus diferentes capas y, en concreto, de la mácula y del nervio óptico.

Tipos de Diagnósticos en los que se utiliza la OCT

La Tomografía de Coherencia óptica resulta fundamental para el estudio, diagnóstico y control de numerosas patologías de la retina y nervio óptico, entre las que se encuentran las siguientes:
-          OCT en el diagnóstico de la Retina

Este examen nos permite analizar las diferentes partes de la retina (mácula, papila, etc…) y las relaciones que tienen con el vítreo y la coroides, permitiendo hacer un seguimiento de las patologías de la retina más frecuentes como:
  • Degeneraciones maculares (sobre todo las asociadas a la edad o DMAE).
  • Edemas maculares.
  • Agujero macular.
  • Membranas epiretinianas.
  • Coroidopatia central serosa.
  • Distrofias retinianas (enfermedades hereditarias)

-          OCT en el diagnóstico y seguimiento del Glaucoma

Si nos centramos en el glaucoma, la tomografía de coherencia óptica (OCT) nos permite hacer un estudio objetivo de la cabeza del nervio óptico y la capa de fibras nerviosas, en concreto de sus fibras. La información obtenida durante la prueba, unido a una valoración clínica en correlación con otras técnicas, es de gran utilidad a nuestros oftalmólogos para poder hacer un diagnóstico precoz del glaucoma y realizar el seguimiento del daño ocular.
-          OCT en el diagnóstico de la Miopía

La Miopía Magna o Patológica responde a un excesivo alargamiento posterior del ojo, con un adelgazamiento de sus paredes que provoca cambios en las estructuras intraoculares. La Tomografía de Coherencia Óptica ayuda a detectar estos cambios, así como alteraciones difíciles de observar con un oftalmoscopio.

Podemos afirmar que la Tomografía de Coherencia Óptica está especialmente indicada para todos aquellos casos en los que, por observarse cambios en la retina, es necesaria una información adicional que ayude a obtener un diagnóstico más preciso y detallado.

Con el uso de la OCT se puede realizar una detección temprana de enfermedades que afectan a la retina y al nervio óptico, establecer el tratamiento más adecuado y llevar a cabo un seguimiento de su evolución. Acude a tu oftalmólogo y revisa tu visión.


jueves, 27 de junio de 2019


¿TE DIAGNOSTICARON QUERATOCONO?, ¿QUÉ HACER?


El queratocono es una enfermedad de la córnea la cual causa mala visión de forma progresiva. Durante la evolución de este, la córnea adopta una forma de cono irregular debido a la alteración de su estructura interna.

La causa por la cual se origina el queratocono se desconoce, puede ser genética y hereditaria.

¿Cómo se diagnostica?

Para diagnosticar el queratocono, se recomienda siempre visitar al oftalmólogo, quien revisará tus antecedentes médicos y familiares, y te hará un examen de visión. Los exámenes para detectar este problema ocular son:
  • Refracción ocular. Sirve para medir los ojos para detectar problemas de visión.
  • Queratometría. En este examen se enfoca un círculo de luz en la córnea y mide la reflexión para determinar la forma básica de la córnea.
  • Topografía corneal computarizada. Exámenes como la tomografía de coherencia óptica y la topografía corneal, graban imágenes de la córnea para crear un mapa detallado de la forma de su superficie. Los exámenes miden el grosor de la córnea.

¿Qué Síntomas presenta?

Por lo general, el queratocono afecta a ambos ojos y puede generar una visión diferente en ellos. Los síntomas pueden ser diferentes en cada ojo y variar con el paso del tiempo, dentro de ellos se encuentran:
  • Visión borrosa leve
  • Visión ligeramente distorsionada
  • Mayor sensibilidad a la luz y deslumbramiento
  • Enrojecimiento o hinchazón en los ojos
  • Mayor miopía o astigmatismo
  • No poder usar lentes de contacto. Es posible que ya no le ajusten adecuadamente y se sientan incómodos.

Pequeños traumatismos los cuales puedan dañar la estructura de la córnea también pueden influir en la evolución el queratocono, por ejemplo frotarse los ojos continuamente.
Para ello, el CROSS LINKING es un nuevo método para tratar el Queratocono y otras patologías corneales. Consiste en producir nuevos enlaces moleculares para reforzar el colágeno corneal debilitado en estas enfermedades.

Es una excelente alternativa terapéutica con buenos resultados y mínimos efectos secundarios, disminuye la curvatura corneal y la paquimetría, e incrementa la rigidez corneal y mejora las propiedades biomecánicas y ópticas de la córnea, disminuyendo y en algunos casos deteniendo el avance de la enfermedad.

Sin embargo, en algunas personas el queratocono puede empeorar rápidamente. Ante cualquier emergencia de la visión, para detectar a tiempo problemas oculares, el especialista de la Clínica Fundar, recomienda realizarse revisiones periódicas.





lunes, 17 de junio de 2019


¿QUÉ ES LA TERAPIA VISUAL Y PARA QUÉ SIRVE?


La terapia visual se basa en ejercicios visuales que tienen como fin solucionar las disfunciones oculares. Es decir, optimizar las habilidades visuales tales como la divergencia, convergencia, capacidades de estimular o relajar el enfoque, mejorar el movimiento ocular e incluso mejorar la percepción visual.
Se recomienda acudir a terapia Visual en todas las edades, siendo fundamental en la edad infantil ya que repercute directamente en el rendimiento escolar, y es aplicable a todos aquellos que sufran alguna disfunción visual que no se haya podido solucionar completamente tras un tratamiento previo con el óptico.
Muchos estudios han demostrado que la terapia visual en niños puede corregir problemas de visión que interfieren en la lectura o cualquier proceso de aprendizaje durante su edad escolar. También ayuda a reducir la fatiga visual y el síndrome visual del infórmatico que sufren algunos niños y adultos en esta época en la que estamos tan expuestos en nuestra rutina diaria personal y profesional a los dispositivos electrónicos.
Estos son algunos síntomas que pueden indicar la necesidad de acudir a Terapia Visual.
Posibles síntomas en niños
         Baja comprensión lectora
         Lectura lenta
         Usar el dedo al leer
         Saltar o repetir líneas al leer
         Movimiento excesivo de la cabeza durante la lectura
         Invertir letras y números
         Guiñar los ojos al mirar lejos
         Acercar demasiado la lectura
         Visión borrosa
Posibles síntomas en adultos
  •         Visión borrosa de lejos y cerca
  •         Dificultad de concentración
  •         Picor y ojos rojos
  •         No poder mantener la lectura/escritura durante más de 10 minutos
  •         Visión borrosa al levantar la cabeza mientras lee
  •         Dolor de cabeza
  •         Incomodidad y fatiga al realizar tareas que requieren visión de cerca
  •         Baile de letras al leer


Si alguno o varios de estos síntomas te son familiares es conveniente acudir al oftalmólogo y optometrista y realizar una consulta, puesto que puede que se corrijan de forma exitosa a través de la terapia visual sin ningún problema.





lunes, 3 de junio de 2019


¿QUÉ ES EL SÍNDROME VISUAL INFORMÁTICO Y CÓMO TRATARLO?


El síndrome visual informático es uno de esos efectos secundarios negativos a los que están expuestas las personas que pasan tiempo prolongado frente a las pantallas de sus dispositivos.

Se trata de un conjunto de signos y síntomas oculares y visuales. Estos, a largo plazo, pueden disminuir la calidad de vida de quienes lo padecen.

El Síndrome Visual Informático afecta al 90% de las personas que pasan más de 3 horas ante una pantalla. El SVI es una afección temporal causada por enfocar los ojos en una pantalla, normalmente de ordenador, de manera prolongada y ininterrumpida.

¿Qué síntomas presenta?


Al trabajar, estudiar o pasar largas horas de ocio frente a un dispositivo electrónico, los ojos hacen un gran esfuerzo. Esto, a la larga, provoca alteraciones de índole refractiva o de alineamiento en los ojos, convirtiéndose en un gran problema por la demanda visual que exige.

Cuando ya se ha desarrollado el síndrome visual informático la persona puede experimentar:
  • Visión borrosa o doble
  • Fatiga ocular
  • Sensibilidad la luz intensa
  • Lagrimeo
  • Sequedad en los ojos
  • Enrojecimiento en los ojos
  • Rigidez
  • Dolores musculares y articulares
  • Picor e hinchazón facial
  • Cefaleas y migraña
  • Náuseas, mareos y vértigos

¿Cómo se puede reducir el riesgo de síndrome visual informático?

Hay medidas que pueden ayudar a reducir su impacto en la salud visual para que no se convierta en algo más crónico como:
  • Utilizar la iluminación adecuada
  • Adoptar una postura correcta
  • Limpiar con regularidad el ordenador
  • Mejorar el parpadeo
  • Utilizar lentes

En definitiva, si pasas demasiadas horas frente a un dispositivo electrónico, no olvides tener en cuenta estos aspectos. Asimismo, es necesario que acudas a un especialista para tratarlo de la mejor manera posible.